Alfonso Almendros – My father’s wrinkles

·

Desde Petrarca hasta hoy, la experiencia artística del paisaje tiene la marca de la subjetividad. Para su existencia como género es necesaria la presencia de un observador capaz de experimentar de manera consciente un fragmento de la naturaleza como un fenómeno bifocal: como un territorio empírico y como un fragmento del alma.