Miren Pastor – Bidean

·

Llegada a este punto del camino, la oruga se dispone a sufrir la profunda transformación que la llevará del estado de larva al de imago o forma adulta. Apartada entre la maleza, girando sobre sí misma, ha confeccionado con hilo de seda una carcasa para aislarse del mundo exterior. Comienza la explosión.