Ricardo Cases – Paloma al aire

·

El palomista invierte en sus palomos tiempo, dinero y esperanzas. Los cría, les pone nombre, los entrena y tiene fe en ellos. Cuando llega el día de la competición acude con la ilusión e incertidumbre de un niño.