Eduardo Nave – A la hora y en el lugar

·

La idea del vacío asusta. No hay nada más complejo que aceptar que después de algo no existe nada. Después del ruido, el silencio. Después de la muerte, el olvido.
Hoy en día se multiplican los lugares de la memoria y sus conmemoraciones. Sin embargo, aquello que recordamos y celebramos no hace sino evidenciar el olvido. Los lugares de la memoria niegan la memoria de los lugares y el escenario de la conmemoración no es más aquel en el que la muerte surgió.